La búsqueda de Eldorado: argumentos y críticas.

Quizás lo que más problemas me ha causado durante el proceso de escribir “El Secreto…” fueran estos dos elementos en concreto: el argumento y las críticas.

El argumento fue el primer escollo con el que me encontré. Yo sabía el tipo de historia que quería contar, y en mi cabeza había una estructura más o menos lógica para los acontecimientos que debían suceder durante la narración. Pero, cuando ya tenía escritas varias de las escenas principales del relato, descubrí que había pequeños desequilibrios en la línea argumental. No eran gran cosa, pero me dí cuenta que estaba dejándome datos por el camino, o que los había cambiado durante la narración.

Esto me obligó a escribir varias versiones del argumento, cada una de las cuales se iba enriqueciendo con las notas de la anterior. Dado que la estructura de “El Secreto…” se basa principalmente en una trama de investigación, fui retocando el argumento poco a poco para adaptarlo a los giros que se me ocurrían. Y, desde luego, cuantas más notas acumulaba sobre la acción que tenía lugar en la escena, más fácil se me hacía escribir. Pero, sobre todo, me evitó las pataletas habituales cuando sabes que tenías una idea genial para cierta parte de la novela y no la has dejado por escrito. Además, teniendo en cuenta que no escribí la narración de modo lineal, tener bien establecido el argumento me evitó muchos quebraderos de cabeza.

El problema con las críticas se produjo “a posteriori”. Primero, porque el manuscrito original alcanzó más de 300 páginas. Y segundo, porque lo difícil no fue encontrar lectores dispuestos a enfrentarse al texto, si no que me dieran pistas sobre qué sobraba o faltaba en la obra. A Dios Gracias, aún se puede confiar en amigos de verdad, con ganas de tirar al barro lo que has escrito y que te exigen en cada revisión que lo hagas mejor. Cuatro meses después de acabar la primera versión de “El Secreto…”, comencé mi búsqueda de una editorial con un texto aligerado de 50 paginas.

Eso sí, debo agradecer de todos modos el esfuerzo que hicieron cuantos leyeron ese primer manuscrito, lleno de escenas que pretendían fijar la ambientación de su ucronía. Ejercicios de originalidad, que constituían los tapones contra los que luchaba la progresión de la historia (sé que suena florido, pero mis amigos también fueron así de sutiles…)

Eso es todo por hoy. En un próximo artículo, contaré cómo se creó el universo de “El Secreto..”

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • septiembre 2008
    L M X J V S D
        Oct »
    1234567
    891011121314
    15161718192021
    22232425262728
    2930