Personajes Invitados (II): Adolf Hitler

¿Adolf Hitler? Probablemente, aquellos a los que he torturado entretenido haciendo que lean los manuscritos originales de mi obra se planteen de inmediato la pregunta. ¿Aparece Hitler en “El Secreto de los Dioses Olvidados”? Quienes conserven alguna de las copias que repartí para conocer su opinión, quizás la repasen ahora para comprobar que no me he vuelto loco. Que realmente está presente en sus páginas.

Al escribir esta ucronía, no había nada más complicado que sustraerse de un personaje tan significativo como Adolf Hitler. ¿Qué destino podía depararle el cambio que había realizado en la historia conocida? Al plantear una Alemania que permanecía gobernada por la monarquía y sin un parlamento electo, cerraba las puertas a su conversión en Canciller. Aún más, en el universo de “El Secreto…” se establece que los movimientos sociales han sufrido un severo retroceso bajo el control de éste poder autoritario, por lo que los partidos políticos quedan reducidos a un segundo plano de importancia. Relegados a una voz sin poder de acción.

Sin embargo, lo que parece claro cuando se lee sobre el personaje es que no era una persona capaz de permanecer sin más en un plano de insignificancia. Si en la “historia real” logró dominar la voluntad de millones de personas, organizando un gobierno totalitario, obviarle no me pareció un recurso legítimo. Por eso, tenía que encontrar la manera de incluirle en el trasfondo de la novela de un modo que resultase plausible.

Aún así, me enfrentaba a otro problema. Incluso siendo un gran aficionado a las películas de Indiana Jones, convertir a Hitler o los nazis en parte integrante de la trama era, a todas luces, un recurso demasiado manido. Por eso, recurrí a hacer aparecer al personaje de soslayo. No se le nombra directamente, si no que surge en la historia como el estereotipo de político que hemos conocido por las crónicas de la época. Éste formato me pareció el más acertado, al reutilizar un aspecto histórico del personaje: la entrada en política a través de su experiencia como veterano de la Gran Guerra. Me pareció muy apropiado, teniendo en cuenta la situación que he planteado para la desencantada Austria-Hungría posterior al conflicto, y una manera simpática de presentar éste trasfondo. 

Quizás dentro de la dinámica de novela histórica actual, en la que se recrean a éstos personajes hasta niveles muy complejos, la fugaz aparición de uno de los políticos más influyentes del s.XX se considere un ejercicio literario menor. Pero, por mi parte, supuso un momento divertido el escribir esa escena. Y, aunque no creo que a nadie le pase inadvertido, puede ser un interesante juego de “agudeza visual” para quienes hayan leído éste blog.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • enero 2009
    L M X J V S D
    « Dic   Feb »
     1234
    567891011
    12131415161718
    19202122232425
    262728293031