La Ruta de “El Secreto…”: Praga.


De cuantos lugares se visitan a lo largo de la novela, la capital de Bohemia es sin duda el que he incluído con más ganas. Cuando visité la ciudad me resultó evocadora en extremo. Precisamente si hay una ciudad en la que resultarían “creíbles” los hechos de “El Secreto…”, ésa es Praga. En ninguna otra, la atmósfera de persistencia de las épocas pasadas es tan acentuada. En sus calles adoquinadas y su barrio judío aún cabe sitio para lo inexplicable. Para lo misterioso. Todo su casco antiguo te hacen pensar en el Renacimiento europeo más idealizado. En ese sentido, se puede dejar volar la imaginación y pensar en ella como un lugar protegido dentro de una burbuja. El tiempo ha transcurrido sin lograr afectar a su aspecto.

Sin embargo, eso no quiere decir que el paso de los protagonistas por Praga sea el capricho de un enamorado de la ciudad. Varios hechos la convertían en el lugar idóneo para que se desarrollasen allí ciertos pasajes de “El Secreto de los Dioses Olvidados”.

En primer lugar, Praga tiene una interesante relación con el universo de lo místico. Y todo, gracias al Emperador Rodolfo II. Estableció en las estancias del palacio la ‘Academia Alquimista Praguense’, interesado como estaba por los estudios que buscaban la Piedra Filosofal. En su corte, a lo largo de años, se recopilaron una colección de manuscritos y libros raros de magia, alquimia, misticismo y otras ciencias “oscuras”. El inquietante (por decir algo) “Manuscrito Voynich” se supone que perteneció a los fondos de ésta peculiar “Academia”. Una organización así se prestaba de inmediato para formar parte de mi historia. Tan sólo lamento no haber podido recabar más información sobre sus logros, puesto que me pareció una opción muy original frente a tanto masón y templario implicado en conjuras. Por todo ello, Praga era el punto ideal en el que hacer escala y de paso empezar a sumergir al lector en la atmósfera de “realidad ficticia” de “El Secreto…”

Además, la ciudad está intrínsecamente unida al personaje del Golem. Reconozco que el mito me apasiona, en cuanto al hecho de suponer la creación de vida (artificial, pero vida). Y dentro de la trama sobrenatural que subyace a lo largo de “El Secreto…”, el golem se abrió paso enseguida hacia las ideas que deseaba desarrollar. O, mejor dicho, fue otro de los elementos místicos que decidí aprovechar y adaptar según mi peculiar “versión de los hechos” de la leyenda popular.

Por otra parte, y como ya he comentado otras veces, “El Secreto de los Dioses Olvidados” no puede disimular la influencia que han tenido en mí ucronías anteriores, tanto literarias como cinematográficas, en las que Alemania aparecía como una potencia dominante dentro de la narración. Así que Praga fue, en cierto modo, un medio para aligerar el peso de Berlín y la trama “germánica” en la novela.

He comenzado éste artículo confesando mi admiración por Praga, y debo terminarlo pidiéndole disculpas. No puedo contar más sin revelar detalles importantes de la novela, pero puedo justificar los eventos que suceden en “El Secreto…” como necesidades del guión…

Anuncios

2 comentarios

  1. Qué excelente bocado, esta entrada. A ver cuando me llega el libro, ardo en deseos.
    Y Praga. Ummm Ciuda preciosa y llena de misterios como bien dices.

  2. Me alegra oir tus ganas de leer la novela, Mazarbul. Espero que disfrutes viajando por todos estos lugares llenos de encanto, y sobre todo de la Praga que he retratado en sus páginas.

    Saludos!!


Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • febrero 2009
    L M X J V S D
    « Ene   Mar »
     1
    2345678
    9101112131415
    16171819202122
    232425262728