Personajes Invitados (II): Adolf Hitler

¿Adolf Hitler? Probablemente, aquellos a los que he torturado entretenido haciendo que lean los manuscritos originales de mi obra se planteen de inmediato la pregunta. ¿Aparece Hitler en “El Secreto de los Dioses Olvidados”? Quienes conserven alguna de las copias que repartí para conocer su opinión, quizás la repasen ahora para comprobar que no me he vuelto loco. Que realmente está presente en sus páginas.

Al escribir esta ucronía, no había nada más complicado que sustraerse de un personaje tan significativo como Adolf Hitler. ¿Qué destino podía depararle el cambio que había realizado en la historia conocida? Al plantear una Alemania que permanecía gobernada por la monarquía y sin un parlamento electo, cerraba las puertas a su conversión en Canciller. Aún más, en el universo de “El Secreto…” se establece que los movimientos sociales han sufrido un severo retroceso bajo el control de éste poder autoritario, por lo que los partidos políticos quedan reducidos a un segundo plano de importancia. Relegados a una voz sin poder de acción.

Sin embargo, lo que parece claro cuando se lee sobre el personaje es que no era una persona capaz de permanecer sin más en un plano de insignificancia. Si en la “historia real” logró dominar la voluntad de millones de personas, organizando un gobierno totalitario, obviarle no me pareció un recurso legítimo. Por eso, tenía que encontrar la manera de incluirle en el trasfondo de la novela de un modo que resultase plausible.

Aún así, me enfrentaba a otro problema. Incluso siendo un gran aficionado a las películas de Indiana Jones, convertir a Hitler o los nazis en parte integrante de la trama era, a todas luces, un recurso demasiado manido. Por eso, recurrí a hacer aparecer al personaje de soslayo. No se le nombra directamente, si no que surge en la historia como el estereotipo de político que hemos conocido por las crónicas de la época. Éste formato me pareció el más acertado, al reutilizar un aspecto histórico del personaje: la entrada en política a través de su experiencia como veterano de la Gran Guerra. Me pareció muy apropiado, teniendo en cuenta la situación que he planteado para la desencantada Austria-Hungría posterior al conflicto, y una manera simpática de presentar éste trasfondo. 

Quizás dentro de la dinámica de novela histórica actual, en la que se recrean a éstos personajes hasta niveles muy complejos, la fugaz aparición de uno de los políticos más influyentes del s.XX se considere un ejercicio literario menor. Pero, por mi parte, supuso un momento divertido el escribir esa escena. Y, aunque no creo que a nadie le pase inadvertido, puede ser un interesante juego de “agudeza visual” para quienes hayan leído éste blog.

Anuncios

Personajes Invitados (I): Jules Verne

Al escribir una ucronía, supongo que resulta imposible sustraerse a la tentación de fantasear sobre cómo modificaría ese giro histórico la vida de ciertos personajes reales. Para el “Secreto de los Dioses Olvidados” no he hecho un uso demasiado extenso de semejante recurso, puesto que prefería que primase la ficción, aunque también ha supuesto un pequeño quebradero de cabeza.

El principal problema  que se me presentó al hacer éste juego de suposiciones es la necesidad de información. Me ví obligado a recabar datos biográficos, además de imágenes, que me permitieran recrear al personaje real. Todo, para poder después moldearlo y adaptarlo a la línea histórica y argumental de “El Secreto…”

El primer personaje del que quiero hablar ha de ser Jules Verne. El famoso escritor francés aparece en el libro como mi propio y personal homenaje al autor que me descubrió las novelas de aventuras. Con menos de diez años, conocer al Capitán Nemo y su Nautilus o recorrer el Mundo detrás de Phineas Fogg fueron la clase de experiencias que siempre quise vivir en primera persona. Y, aunque su presencia se haya reducido de forma considerable en comparación con el manuscrito original, aún conserva un papel relevante.

verne01

Si bien para la época en que se desarrolla el libro ya hace varios años de su fallecimiento, al principio de la historia se descubrirá que Verne ha sido el último depositario conocido de unos antiguos manuscritos. Desconocidos para el mundo durante siglos, recuperarlos va a convertirse en el objetivo de los miembros de una sociedad científica parisina. Los protagonistas de “El Secreto…” se verán inmersos en la búsqueda de éstos documentos, y de los fantásticos datos que contienen. Entre otras cosas, conocimientos que habrían inspirado algunas de las máquinas más extraordinarias descritas en los relatos de Jules Verne. Máquinas con un devastador poder de destrucción.

De todos los personajes reales que aparecen en “El Secreto de los Dioses Olvidados”, él ha sido al que he mantenido más fielmente. Y ver sus máquinas hacerse realidad es, imagino, el sueño de todos los que hemos disfrutado en la niñez con sus novelas.

  • septiembre 2017
    L M X J V S D
    « Nov    
     123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    252627282930